aprender a aprender

¿Aprender a aprender o aprobar?

Decimos que aprender a aprender es la consciencia, el conocimiento de cómo aprendemos; de las herramientas utilizadas, la vía más eficaz de cada uno y la manera de entender, analizar y aprender las cosas.

Por ejemplo, para aprender una serie de conceptos para un examen del cole, a un alumno le pueden servir mejor realizar esquemas y a otros técnicas como el subrayado o el uso de resúmenes.

El proceso de aprendizaje

El aprendizaje es un proceso individual propio de cada alumno y, por tanto, cada uno debe descubrir su mejor manera de aprender.

Nuestra experiencia personal nos dice que aquellos alumnos que aprenden de una manera activa y comprendiendo lo que están estudiando obtienen mejores resultados académicos que aquellos que estudian para aprobar. Por ello, un proceso de aprendizaje participativo en el que usemos diferentes herramientas de innovación, comunicación y psicológicas permitirán lograr un conocimiento sólido, de manera que les permitirá aplicarlo de manera eficaz en su futuro personal o laboral.

Además, en este proceso de aprendizaje, se desarrollan una serie de habilidades que permitirán un crecimiento personal que desarrolle la crítica, la creatividad y, en definitiva, las capacidades individuales de cada uno.

Aprender a aprender constituye un proceso por el que los niños dan forma a sus capacidades cognitivas y les permite descubrir herramientas que les ayudarán a ser conscientes de lo que aprenden y de la forma en que lo aprenden. De esta manera estarán controlando su aprendizaje de manera personal.

Los sistemas de aprendizaje en la actualidad

Es una realidad que tanto padres, como profesorado, como los propios alumnos requieren un cambio drástico en el sistema educativo. Anteriormente el modelo estaba centrado en el profesor y ahora lo está en el alumno, por lo que es necesario darle el protagonismo y un papel activo en su proceso de aprendizaje.

Es desde las etapas más cortas de la vida académica de los alumnos cuando el profesor o el sistema, debe descubrir la mejor manera de aprender de cada uno y el propio alumno de aprender a aprender, de manera que garanticemos un mayor desarrollo de cada uno, les permita abordar mejor su futuro y ser mejores ciudadanos.

Por encima de aprender conceptos para un examen o memorizar conocimientos, el valor más importante, ya no solo para los estudiantes sino también para los padres y resto de adultos, es aprender a aprender y desarrollar habilidades. En una sociedad de la información, como lo es la nuestra, en la que el acceso al conocimiento está disponible para cualquier persona que lo desee, debemos ser capaces de clasificar y organizar toda esa información, quedarnos con lo importante y saber aplicar esos conocimientos en el futuro.

Dicho esto, descubrir nuestra mejor manera de aprender debería ser el proceso natural más adecuado de cada uno para adquirir conocimientos.

Herramientas para aprender a aprender

Algunas herramientas útiles para potenciar la capacidad de cada alumno de aprender a aprender pueden ser:

  • Fomentar una actitud o interés por el descubrimiento
  • Dominio de técnicas básicas de aprendizaje que impidan el abandono o la pérdida de interés por el conocimiento (lectura y comprensión, cálculo, escritura o técnicas de estudio)
  • Desarrollar el autoconocimiento, consciencia, cutoanálisis, autocontrol, empatía y automotivación
  • Enseñar técnicas y habilidades de acceso a la información

En la misma dirección en la que el entorno escolar y extraescolar de los alumnos, la familia tiene una labor fundamental al fomentar conceptos y valores tan importantes como el esfuerzo y el sacrificio o la responsabilidad, ya que estos influirán directamente, de manera positiva, en el rendimiento académico del niño.

Y vosotros, qué pensáis… ¿aprobar o aprender a aprender?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *